domingo, 13 de diciembre de 2015

Grey

Tiene la mano cálida y suave. Baja la cabeza y mira nuestros dedos entrelazados, y yo le acaricio los nudillos con el pulgar una y otra vez. Se le entrecorta la respiración y posa los ojos en los míos. Veo en ellos su ansia y su deseo...y su expectación. Espero de veras que acepte mi propuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario